San Bernardo (II)

Pequeña ermita detrás del hospicio de San Bernardo, en la frontera de Suiza con Italia

Recuerdo aquella tarde-noche, veníamos de cruzarnos Suiza y de pasar el dia en la fundación Barry en Martigny.

Eran las últimas horas en Suiza y las decidimos pasar en lo alto del puerto del Gran San Bernardo. Durante la subida por la carretera nos encontramos con una niebla que no nos dejaba ver más allá de 5 o 10 metros a lo sumo.

Al llegar a la cima, aparcamos la furgo en Italia y nos fuimos paseando a Suiza a ver el hospicio, donde nos atendieron como si fueramos peregrinos y nos explicaron un poquito de la historia del hospicio y nos invitaron a ver las joyas custodiadas en el mismo

Creo que pasó la noche lloviznando y nevando (en pleno agosto estabamos en temperaturas negativas), pero es uno de esos sitios que marcan. Para volver.